domingo, 2 de julio de 2017

D.E.P.

Ha muerto Fernando Sabido, un hombre que jamás dejó de prodigar incansablemente poetas y poemas. Una parte estimable de su tiempo la dedicó a elaborar una ambiciosa antología que recogiera la obra de vates de todos los continentes. No llegué a conocerle en persona, pero sí alcancé a intuir esa secreta aureola de los que son todo corazón, incluso contra sí mismos. Descanse en paz.



domingo, 25 de junio de 2017

Usted

- Usted es mucho más original que yo cuando le asiste el genio, indudablemente.

La docente que por sorpresa te recuerda a Diderot.

lunes, 12 de junio de 2017

Heterónima 3

Acaba de salir el tercer número de Heterónima, una revista de creación y crítica que dirige Antonio Rivero Machina desde Cáceres. La compañía es maravillosa y también, en cierta medida, especial para uno. 
Puede leerse desde aquí.

sábado, 10 de junio de 2017

La cocina de les lletres

Ya está disponible el programa que grabamos en casa de Xuan Bello. En él parloteamos un rato y leemos algunos poemas. Se puede ver aquí.

viernes, 28 de abril de 2017

En otro tiempo

Reproduzco en mi columna de RitmosXXI el artículo que se publicó en el número 79 de El Cuaderno, que, por cierto, se trata de la última entrega en papel. La revista acaba de iniciar su andadura digital. Puede leerse aquí.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Más

Anoche, navegando por la red, me encontré con esta lúcida reseña sobre Quizá el fervor. Nunca ninguna frase tan artera y sofisticada como 'artista de vocación viciosa'. Así es: en el lenguaje hallo la extensión de mi deseo. Puede leerse aquí.

***

Los amigos y amigas de La Galla Ciencia publican una reseña de Nacer en otro tiempo, nuestra antología, que firma Rosario Troncoso, además de una extensa entrevista a un servidor. Puede leerse aquí.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Por ti

A la memoria de Conchita

Cuán confuso y terrible te debió resultar el mundo durante los últimos años. Todo se sucedía, se sucede vertiginosamente, adoptando las formas de la inhumanidad, hiriendo el corazón como cristal desnudo. Quizá fuésemos otros entonces, distintos del recuerdo que hoy sostengo, y por eso no supe comprender tu realidad. Echo de menos el tiempo que aún te pertenece. Huérfano de tu alegre y generosa compañía, deja que insista en esta soledad, en esta soledad que la muerte ha ignorado siempre, para que hablemos nuevamente en la tarde. Para buscar palabras que nos reconozcan.